"Soy imposible de olvidar, pero dificil de recordar..." ♥ www.benditaentropia.tumblr.com/ASK twitter.com/BenditaEntropia TOP Bitacoras.com

Delirios de lo moderno.

Empezaba a pensar que mi vida, ya no era lo que quería. Que, quizás tenia ganas de una mañana despertar al lado de alguien que, al día siguiente también volviera a estar.

Empezaba a creer, que no era tan malo eso de vivir en “la rutina”, comenzaba a cansarme de mi estilo liberal.

Lo hable con mi mejor amigo, lo llame, hablamos por horas… El es el amigo varón que toda mujer se muere por tener.

¿Que será de nosotros? ¿Cambiar  fiestas, glamour, por una vida de familia?. Cuando se vive solo, todo es muy al estilo “sex and the city”
La verdad él siempre fue el glamoroso del grupo, el referente de todo, la luz mas social de cada evento…

Lass nuestras no se trataban de vidas de exceso, pero si de vidas sociales. 

…y yo, planteado dejar todo eso por un sillón, un hombre que me quiera y un abrazo antes de dormir, era ante sus ojos, un delirio.

M..

i-have-a-teenage-dream:

Mundo de Sueños en We Heart It - http://weheartit.com/entry/53765587

i-have-a-teenage-dream:

Mundo de Sueños en We Heart It - http://weheartit.com/entry/53765587

sarafratini:

Un homenaje a mi querido Julio Cortázar, el amante de las letras y los gatos.

sarafratini:

Un homenaje a mi querido Julio Cortázar, el amante de las letras y los gatos.

LOS OLVIDOS

Luego de varios intentos por permanecer a flote, por intentar que no se hunda “esto” entre ausencia de comunicaciones, y peleas producto de la misma ausencia, decidí mantenerme al margen, conociéndome, en la medida que eso me resultaba imposible.

Mantenerme al margen de algo, para mi suele ser difícil.

Pero luego de manejar  este barco, que creo que aun sin que me descuide hay una alta probabilidad de que se hunda, y a pesar de que el naufragio seria prácticamente como mi muerte, no puedo seguir manejándolo sola. No veo que tengas ganas de acompañarme. Probablemente, nuestros viajes llegaron al punto, donde se bifurcan.

Te cedo el timón y me quedo en la orilla, observando, si tenes ganas de pasar la tormenta, o si tomas el calmo camino solo.

Te cedo el timón y me quedo, mientras otros barcos se acercan a la orilla. Los mismos barcos que antes ignoraba, por mantener este a flote.

Lo peor de los tiempos de silencios, son los olvidos. Puede que en el transcurso, alguien tome el espacio que el otro no se atreve ni a dejar ni a tomar por completo.

Los olvidos son tremendos… 

A veces sucede que cuando el otro logra estabilizar el barco, mira a la orilla, y “los olvidos” ya no dejaron a nadie esperando…

Ese sin duda es el peor de los naufragios. A decir verdad, hay naufragios y naufragios, los heroicos, tienen una lucha hasta el fin, el desenlace es inevitable. Los cobardes, son aquellos que se dan cuenta que han naufragado ya cuando los restos flotan sobre el agua… Los olvidos son peores… te dejan solo en el barco, mientras ves que al rededor no hay nada mas que agua.

M.

LOS INTERMEDIOS.

La mayoría de las personas le teme a los finales. Sinceramente, creo que son maravillosos, los finales y los comienzos. Los finales representan renovación, resurgimiento. Los comienzos, siempre están llenos de energías, iniciativas, oportunidades.

Particularmente, le temo a los intermedios. Le tengo mucho miedo al intermedio previo al final que dará el comienzo. Considero que son momentos inciertos, llenos de dudas… sentís angustia, de no saber si será el final, o un nuevo comienzo. “Los Intermedios” están llenos de energía potencial esperando el movimiento. Están llenos de tensión, de ganas, de miedos.

El desenlace de LOS INTERMEDIOS, puede durar muy poco, o convertirse en una agonía. Sin embargo siempre parecerá eterno, parecerá que dura más de lo que debería. Ya lo decía Julio,  “Inercia. Todo dura siempre un poco más de lo que debería. “

M.

¿Dónde estamos parados?

Le he puesto voluntad, a tal punto que creo haberme humillado bastante en la difícil tarea de intentar resolver las cosas contigo.

Nadie dijo que iba a ser sencillo, pero creo, que es una especie de venganza que lo hagas tan complicado. Vamos, tan difícil sería un abrazo? Yo creo que cuando usamos muchas palabras para definirnos, para comunicarnos, en realidad… nos estamos alejando un poquito más cada día.

No quiero alejarme, es claro. Y creo que tampoco quieres alejarte. Pero no estas siendo claro cómo me gustaría.

No hay nada peor que la incertidumbre, los silencios de ausencia. Porque sinceramente, yo no quiero olvidarte. Pero la verdad, no parece que quieras darme otra alternativa.

M.

daxnorman:

lost in between your lips

daxnorman:

lost in between your lips

(vía solsticiodeverano)

La lluvia y los hongos (1958) / Mario Benedetti

 

¿Sinceridad? Cuidado con la palabrita. Por lo pronto, querida, no era este nuestro convenio de hace cuatro horas. ¿Recuerdas lo que dijimos? No existe el pasado. Claro que es difícil abolirlo. Pero reconoce que hubiera sido lindo quedarnos con nuestra imagen de hoy, vos y yo en aquel zaguán oscuro, provisoriamente resguardados del aguacero, vos y yo sintiendo que de pronto circulaba entre ambos la corriente milagrosa, vos y yo inscribiendonos tácitamente en el compromiso de venir aquí, o a cualquier habitación tan sórdida como esta, para repetir, como siempre con fundadas esperanzas, la búsqueda del amor.
Después de todo, ¿Que crees que es la sinceridad? ¿Que yo te diga lo que te gusta y vos me digas lo que me revienta? Cuidado con la palabrita. La sinceridad (cuando es sincera, porque también hay una sinceridad falluta) siempre nos llevara a odiarnos un poco. Ahora me da lastima verte así, tan indefensa, tan iluminada. ¿Quieres apagar la luz? Conviene que te cubras, por lo menos. Ademas, ya no llueve. A lo mejor, tienes razón. Terminada la lluvia, el pasado vuelve a nacer, como los hongos. ¿Quieres que empiece por la infancia con padres, con libros y sin ternura? No, esa parte es mas bien tediosa. ¿O quieres que empiece por la zona de amistad? Ya se, estarás pensando: cuantas ventajas para el hombre, Dios mío (porque vos decis a menudo diosmio), no cultivan la virginidad ni tienen loa pies frios ni soportan la menstruación, y, como si eso fuera poco, poseen la necesaria ingenuidad para creerse amigos, nosotras en cambio sabemos a que atenernos: nos encontramos, nos reímos con cierto escándalo, nos besamos simbólicamente con los labios en el aire, decimos pestes de las cuñadas, de las primas, de las presuntas amigas ausentes, comparamos detalles de nuestros novios, amantes o maridos, intercambiamos falsas confidencias y besamos otra vez el aire antes de separarnos con la misma sorba, con la misma envidia contenida. Si, estarás pensando en eso, y quizá tengas un poco de razón. Pero la verdad es que a mi no me ha hecho feliz la amistad. Simplemente compruebo. Tuve exactamente tres amigos. Ya ves que no es tan fácil. Solo tres. El primero se quedo con un sobre que contenía mi sueldo y nunca mas supe de el. Con el segundo me tome a golpes, y las cocatrices respectivas (esta del pomulo, otra en su hombro derecho) nos impiden olvidarlo todo. En cuanto al tercero, me quito una novia. No, esa vez yo no estaba realmente enamorado. Lo importante vino después. Fue la única ocasión en que me sentí vivir en pleno, como in animal nuevo y despierto, ágil, sensible, aunque horriblemente preocupado. Estaba, como explicarte, deslumbrado ante esos inesperados matices de posesión y de ternura que descubría en los menos comunicables de mis pensamientos. Pasaba como un fantasma por mi empleo, por la calle, por mi casa. Estaba enamorado como puede estarlo un chico de su maestra, o dd la amiga de su hermana mayor. ¿Como era ella? Bah, era inculta, primaria, pero tenia una sabiduría instintiva que la hacia intocable, una sensibilidad que convertía en perfecto todo cuanto hacia. Hablaba con gran elocuencia, un poco a balbuceos, pero poseía la elocuencia mas difícil: la de las actitudes. Frente al problema mas intrincado, su actitud era siempre irreprochable. Tenia un increíble olfato dd lo que estaba bien. Un desequilibrio que a la postre me resulto intolerable. Ella me quería, estoy seguro, pero había una suerte de juego mezclado a su amor. Yo tenia una horrible conciencia de no ser tomado en serio. Pero mi amor, llamemoslo así, tampoco era limpio. Estaba, como te diré, contaminado de respeto. Y así no se puede, claro. Quizá ella tenia la horrible sensación de ser tomad en serio. Nunca se aabe. De todos modos, era un desequilibrio. Un dia no pude mas y la golpee. Tuve que hacerlo. La golpee, la humille, la obligue a cometer acciones que eran denigrantes en nuestra relación. Tenia que verla alguna vez en una postura horrible, en una actitud absurda, reprochable. Ya se que es difícil de comprender, no precisa que me mires así. No lo conseguí, claro. Porque ella pudo resistir. ¿No te digo que la obligue? En ese momento pensé que lo había conseguido. Estaba allí, asombrada y despreciable, y yo podía mirarla sin respeto, como si hubiera verdaderamente prostituido su pasado. Pero al día siguiente ella adopto de nuevo la única actitud irreprochable, la única que podía purificar la inmundicia dd la víspera. ¿Todavía no comprendes? Abrió el gas. La mate, claro ¿Querías decir eso? Fui el culpable, el único ¿Te das cuenta? Y ahora, por favor, hablemos de otra cosa. De tus amores, por ejemplo.

Nota Personal:

Necesitaba leer esto, hay de ciertos sitios desde donde el camino de regreso no es muy claro. No se como volver de la desconfianza. A veces pareciera que todo llega en el momento justo. Hace un tiempo que vengo sintiendo que estoy “en el momento justo”, y no, no se trata de que mi vida sea perfecta. Tengo miles de quilombos, pero yo me siento muy bien conmigo misma, con mi cuerpo y con mi alma, si se llama “alma”, que “el afuera” apenas estorba.

Sin embargo, venia dando vuelta con ese tema que no puedo dejar… y que no dejo de querer. Y desde hace unos días, me di cuenta que a pesar de todo, de todo el cariño, de todo el amor o de todo lo que sea, ya no avanza… y no avanza, porque yo perdí, por tonterías, la confianza que tenia. 
De aquél sitio, donde se pierde la confianza es difícil volver. Quisiera regresar, pero no creo que pueda. Supongo, que es el momento justo.

M.